martes, 5 de junio de 2007

Una pasión por otra

Es el hombre esclavo de sus pasiones. Desde el mismo instante del nacimiento, cuando llora y grita por volver a ese tranquilo y tibio vientre de la madre, hasta volverse loco por una mujer y casarse hasta que la muerte los separe.



Es de un buen hombre vivir apasionadamente, como si en esto se nos fuera la vida; y es de sabios contenerse cuando una pasión pudiera privarnos de muchas mejores.


Me apasiona la fotografía, al menos, verla de manos de quienes saben. Me encantan las mujeres, al menos, verlas en manos de quienes saben. Me encanta esta foto, y me encantaría ver al tipo ese que tomó la fotografía en manos de quien verdaderamente sabe.


Que asi sea.

4 comentarios:

Cirantis dijo...

que asi sea =)...besos niño!!!

Pequeña Saltamontes dijo...

Que sepan todos
que por ti yo soy capaz
de ser amiga
de la que ocupe ese lugar
porque es más fuerte que mi orgullo
mucho más
saber que existe...

... quien quiera saber como yo.

:P

Foster dijo...

si,,,,la verdad que es foto esta muy wena...bueno pss no tengo mucho que decir y pss saludos..bye

Mario Guevara dijo...

Pues.. ¿es la autobiografia?
Buena foto, y el texto que la acompaña.
Hermoso texto.
Sigue adelante.
Me gusta venir a leerte, no creas que no lo hago, es que no me gusta comentar mucho.
Creo que nos parecemos, pero tu eres mucho mejor.
Saludos.